Takanobu Ito, presidente de Honda, aseguró que alguna de la tecnología de Asimo fue utilizada para desarrollar un brazo robótico en tan solo seis meses con el fin de ayudar para revertir la crisis nuclear en la costa noreste de Japón, a raíz del tsunami del pasado marzo.

El brazo mecánico puede abrir y cerrar las válvulas de la planta nuclear Fukushima Dai-ichi, que sufrió una fisión después del tsunami del 11 de marzo, de acuerdo con Honda. La gigante automotriz japonesa colabora con la empresa que opera la planta para resolver el problema nuclear, Tokyo Electric Power Co. (TEPCO), para tratar de cumplir las demandas de retomar el control de las instalaciones.

Ito reconoció que la idea inicial era enviar a Asimo al lugar para ayudar, pero eso resultó imposible dado que el robot no puede maniobrar entre los escombros y sus delicadas partes de computadora podrían fallar por efectos de la radiación.